miércoles, 23 de enero de 2019

Ojitos


22-1-2019
Nyx, Alex y Vegalyra caminaban por la isla desierto de Beshari, una isla que según cuentan algunos habitantes del archipiélago no forma parte de ese conjunto de islas. Muy poca gente la exploró porque al ser un desierto no creían que hubiera nada de interés. Pero Nyx sabía que allí vivía un ermitaño con un tesoro muy extraño, aunque no había oído muchos detalles. Quería distraer a Alex de cualquier cosa relacionada con el templo que acababan de visitar para evitar que cometiera un disparate y se arrepintieran más tarde. Vegalyra iba tarareando mientras jugaba a dejar pisadas en la arena blanca. Nyx se agachó y llenó un pequeño frasco con tapón de corcho con arena, que parecía cristal irisado. A Tsireya seguramente le gustaría.

—Nuestro pequeño hellion se hace mayor—reía Vegalyra alegremente.

—¿Qué? ¿por qué lo dices?

—Esa arena es para Reya—. Señaló el frasco de cristal. Nyx lo guardó en su bolsa.

—Le dije que le llevaría algo bonito. Si hubiera alguna piedra o algo para meterla dentro con la arena, ya sería fantástico.

—Ya buscaremos algo por el camino—sonrió Alex.— Y tú qué, Vega. ¿No tienes ningún pretendiente?

—¿Qué? ¡para nada! No tengo edad para esas cosas. Además, cuando crezca y sea mayor, quiero casarme con un hombre rico, simpático, que me entienda, con buenos ideales y que sea guapo.
—Estás pidiendo un dios me temo—reía Nyx.

Llegaron a una zona donde la arena se arremolinaba. El hellion pronto adivinó que se trataba de un dao, un djinn de tierra que pretendía sepultarlos vivos para su propio ocio y disfrute. El chico detuvo a sus amigos.

—Eres un cabrón sabías, ¿dao?

En ese instante el djinn se materializó sobre las arenas y empezó a reír divertido. Se frustró cruzado de brazos al ver que seguían todos con vida.

—Vaya. ¿No vais a pisar esas arenas? Me ha llevado un rato crearlas.

—No seas capullo—espetó Vegalyra—¿esperas a que nos lo traguemos? ¡venga ya que no nacimos ayer!

—Me gustas niña—dijo el djinn—clara y concisa. ¿Qué os trae por aquí?

—Buscamos los ojos del ermitaño—respondió Nyx. El djinn dio una palmada.

—¡Ah ya! No os voy a impedir que continuéis porque quiero ver el interior de aquel que los obtenga. Quiero ver cómo ve él a los demás. Permitid que os acompañe, puede ser divertido. A cambio de deleitarme con sus secretos, yo os guiaré por el desierto blanco.

—Pírate tío —gruñó Alex—no quiero quedarme dando vueltas en círculos hasta el día en el que muera ¿sabes? Quisiera encontrar ese tesoro y volver a casa.

—Alex será mejor que…

Antes de que Vegalyra pudiera terminar de hablar, el chico se abalanzaba sobre el djinn con un grito de guerra. El dao empezó a reír y lo esquivó convirtiéndose en una nube de polvo. Cuando Alex aterrizó en el suelo y se llenó la boca de arena, su frustración aumentó.

—¡Alex! —exclamó Nyx— pero ¿qué haces tío? —le preguntó acercándose a él y tendiéndole la mano para que se levantara. El djinn, que se presentó como Bhumi, flotaba arriba y abajo suavemente con una sonrisa pícara en sus labios.— Deberías pensar un poco más antes de tirarte encima de todo bicho viviente que veas.

—“Bicho viviente” ¿¡sabes que tú no eres muy diferente a mí!? ¿¡verdad!?

—¿Qué? —Alex y Vegalyra se miraron extrañados por aquella pregunta de Bhumi. Conocían a Nyx desde hacía tiempo y, además, no veían que fuera un bicho por ningún sitio. Si bien sus orejas indicaban que no era del todo humano, no veían nada anómalo en él.

El djinn no quiso continuar por ese camino porque prefería saber qué ocurriría cuando encontraran los ojos que estaban buscando. Con un gesto de la cabeza, indicó que lo siguieran. El sol brillaba con intensidad, pero de repente el cielo empezó a volverse blanco y sin ningún astro brillando. No había nubes, y tampoco sabían dónde estaba el norte y el sur. El arriba y el abajo se habían mezclado.

—¿Qué sitio chungo es este? —preguntó Vegalyra a Bhumi. El djinn la miró sonriendo.

—Esperaba que me preguntaras eso, pequeña dama. Verás, es la dimensión de los perdidos. Aquí no hay direcciones ni puntos cardinales. Es imposible saber dónde está el norte o qué es arriba.

—¿¡No podremos volver a casa!? —preguntó Vega llevándose las manos a la cabeza. El djinn empezó a reír viendo la desesperación de la niña y por ese motivo, se encogió de hombros afirmando que no lo sabía.

—Encontraremos el modo—la animó Nyx—yo tampoco quiero quedarme aquí para siempre.
Entraron en un edificio y empezaron a subir escaleras. A medida que avanzaban Alex se daba cuenta de que sentía un ligero mareo y cuando miró hacia arriba, vio que estaban todos cabeza abajo subiendo por una escalera. Daba la impresión de que caerían al vacío, pero para su sorpresa, la gravedad los atraía firmemente.

Nyx parecía más preocupado por Bhumi que por cómo salir de aquella dimensión. Incluso podía ser cosa del djinn, atrayéndolos a alguna trampa mortal. Mientras llegaban a la planta superior, Nyx decidió abordar al dao directamente.

—Espero que no sea una jugarreta tuya, dao. Como bien has dicho yo también soy un bicho raro y podría hacer algo al respecto.

—¿Es una amenaza, chaval?

—No por favor. Una advertencia. Yo nunca amenazo, eso es de cobardes. Si lo haces, tienes que cumplirlo.

Llegaron a una sala con una silla en el centro y el único rayo de luz que penetraba por el techo incidía de lleno sobre ella. Sobre la silla había un cuerpo petrificado con algo en los ojos. Los ojos parecían dos diamantes azules y cuando los miraron, sintieron un escalofrío. Incluso Bhumi lo notó y se retiró levemente. Se quedaron mirando entre ellos y Alex asintió. Estiró el brazo hasta los diamantes y los cogió. De repente, vieron que el chico gritaba y se frotaba los ojos para después desplomarse y caer desmayado al suelo. Nyx corrió a ayudarle mientras Vegalyra le pedía al dao que los sacara de allí. El djinn quería negarse y pretendía dejarlos allí a su suerte, pero le había gustado el rostro de la pequeña humana y, con la esperanza de volverla a ver otra vez, los sacó de la dimensión de los perdidos. Un enorme espacio blanco donde sus habitantes se guiaban por cosas que, en otro lugar, parecerían imposibles. Vega memorizó la ubicación de la dimensión dibujando el lugar y escribiendo el nombre: Desierto Blanco, Beshari.

Nyx condujo el barco volador hasta Yamatai y allí fueron corriendo a casa sin pasar a visitar a nadie. Lo sintió por Reya porque quería darle la arena irisada del desierto, pero Alex necesitaba ayuda. Vegalyra preparó la cama de su amigo y Nyx lo dejó con cuidado. Estuvo inconsciente todo lo que quedaba de jornada hasta la mañana del día siguiente. Cuando abrió los ojos y se los frotó, notó que estaban muy duros y parecía que los tenía hacia fuera, como si fuera un muñeco. Dejó ir un grito de espanto cuando se miró en el reflejo de la ventana y vio que sus ojos habían sido reemplazados por los del ermitaño.

—¡Caray vaya ojitos! —exclamó Vegalyra riendo.— ¿Qué tal?

—¡Quitádmelos por dios! —estiraba de ellos con la intención de arrancárselos, pero solo sintió un dolor intenso que le recorrió toda la cabeza.

—Calma ¿vale? —pidió Nyx—seguro que es algún objeto mágico de los chungos. Vegalyra ha querido preparar el desayuno esta mañana. No la hagamos esperar.

Alex asintió con la cabeza y tras vestirse lentamente bajó hasta la primera planta donde lo esperaban con la mesa preparada. Vega había preparado el desayuno favorito de Alex. Le encantaba el chocolate caliente por las mañanas acompañado de dos o tres tortitas con miel. Nyx por otro lado, prefería las tortitas con infusión. Demasiado dulce todo junto.
Mientras hablaban, el aspecto de Vegalyra cambió a una niña con uniforme escolar y gafas, bien peinada. La niña arqueó una ceja.

—Vaaale… esos ojitos que tienes puestos…dime Alex. ¿Me ves como a una empollona?

—¿Qué? ¡no!

—Esos ojos dicen otra cosa —dijo riendo la niña—me ves como a una empollona. ¡Eres un traidor!

—¡De eso nada, siempre sabes responder a todo lo que te pregunto! ¿cómo esperas que te vea?

—No sé si quiero que me mires a mí con esos ojitos diamantinos —observó Nyx empezando a reír. Vega miró a Alex y asintieron. El chico dirigió los ojos a su amigo y su aspecto cambió a algo parecido a un hermano mayor. Físicamente no había cambiado mucho.—Vale. ¿Cómo interpreto esto?

—Parece que eres algo parecido a su hermano mayor. Esto puede ser divertido—empezó a reír Vegalyra—vamos a ver a Khaileena.

—¡No! —exclamó el chico— ¡no, no y no!

—¡No seas tonto! —insistió la niña—seguro que ella sabe cómo librarte de estos trastos. Pero ponte gafas de sol para que no vayas mirando a la peña anda.

Recorrieron el bosque hasta que llegaron a la ciudad. A ellos les gustaba vivir alejados de todo porque decían que tenían mejor acceso a cualquier camino que quisieran tomar. Además, a Nyx le daba un poco de miedo la ciudad y todavía no sabían el motivo. El hellion sonrió de oreja a oreja al pensar que Tsireya estaría allí. No pudo esconder su entusiasmo.
Khaileena miró a Alex de arriba abajo y también a Vegalyra y Nyx. La princesa se cruzó de brazos esperando a que le quitaran las gafas al aventurero.

—¿En qué follón os habéis metido ahora? —preguntó la chica picando con el zapato en el suelo. Vegalyra empezó a reír. Sabía que lo preguntaba por el aspecto poco usual que tenían sobre todo ella.

—Encontramos unos ojos chungos en lo que se suponía que era el desierto blanco de Beshari. Pero resulta que sin saber cómo, acabamos en la dimensión de los perdidos—. Explicaba Nyx—allí, dimos con un ermitaño cuyos ojos eran como diamantes. Cuando Alex lo miró esos ojos se incrustaron en los suyos y ahora transforma a la gente en lo que él ve. A Vegalyra la ve como a una empollona así que ya te haces a la idea.

—“Sin saber cómo” ¿eh? —repitió la princesa—ahí falta información.

Cuando Alex se quitó las gafas, el aspecto de Khaileena cambió al de una especie de caudillo militar. La princesa se detuvo en seco y vio su cambio de aspecto. Dirigió una mirada severa al chico, que intentaba no reírse mientras escuchaba las carcajadas de Nyx y Vegalyra.

—¿Os parece gracioso? Más vale que volvamos a la normalidad todos.

—Te queda muy bien el rollo caudillo princesa. —Admitió Nyx intentando no reír.

—No sé cómo tomarme eso. Pero creo que en un color más vivo me quedaría mejor.

Llegaron al laboratorio y Khaileena hizo que Alex se sentara en una silla. Después se acercó a los ojos de diamante e intentó estirarlos. El chico la cogió de las manos gritándole que parara porque le hacía daño. Después, picó con la yema de los dedos y notó que estaban duros como el diamante.

—Ya estoy aquí princesa. ¿Me buscabas? —preguntó Tsireya. Cuando vio a Nyx la chica dibujó una amplia sonrisa que él respondió igual.

—Examina esos ojos ¿quieres? No te asustes si tu aspecto cambia. Esos ojos te transforman en lo que él ve en ti.

Se acercó a Alex y su aspecto no cambió. No la conocía mucho como para tener una opinión exacta sobre ella. Tsireya preguntó dónde encontraron esos ojos y cómo y tras saber la historia, la chica logró arrojar un poco de luz.

—Son los ojos del ermitaño. Un hombre que poseía unos ojos singulares que convertían a la gente en lo que él creía sobre ellos. Aquel hombre odiaba a la humanidad y mucha gente empezó a transformarse en ratas. Asustado y sin dejar de odiar a sus similares, decidió huir lejos para no hacer daño a nadie. La gente que se apiadaba de él e intentaba ayudarlo, eran transformados en ratas. Por eso seguramente visteis la sala llena de estas criaturillas. Finalmente decidió vivir con los ojos cubiertos y como consecuencia con el paso de los años, empezó a perder la vista. Finalmente murió y solo quedaron sus ojos mágicos.

—¡Tengo los ojos de un muerto! —empezó a gritar desesperado por el horror de imaginarlo.

—¡Calma! Intentaré ayudarte ¿vale? Hay que buscar un antimago que pueda anular el hechizo. Eso es todo.

—¿De verdad? —preguntó el chico cogiéndola de las manos—¿eso solo?

—Bueno. “Eso solo” suena demasiado fácil. La antimagia es un hechizo muy difícil de encontrar en Eternia. Pero he oído hablar de un deimos llamado Wulfric que posee esta habilidad. Hablad con Amalia Moonclaw, seguro que ella os puede decir algo más.

—¡Genial! ¡eres mi salvación!

Esta vez cuando miró a Tsireya, la muchacha parecía un ángel con alas blancas y halo dorado flotando sobre su cabeza. Afortunadamente estaba vestida con una túnica blanca. Cuando se iban, Tsireya llamó a Nyx para estar un rato con él antes de que partieran. El hellion aceptó y advirtió a Vegalyra que no dejara a Alex quitarse las gafas de sol por nada del mundo. Sin parar de reír, Vega cogió a Alex de la mano y fueron en busca de Amalia.

—Te he traído arena irisada del desierto blanco de Beshari —dijo dándole el frasco de cristal y tapón de corcho—sé que no es gran cosa, pero…

—No. Está muy bien Nyx. Es una arena muy bonita y es como tener un pequeño trocito de ese desierto en la palma de mi mano.

—Sigo pensando que deberías venir un día con nosotros. ¿Por qué no quieres?

—Me da miedo—admitió finalmente—siempre he vivido protegida y sin jugarme la vida…y pensar en abandonar eso me aterra.

—Bueno. Quizá podrías acostumbrarte poco a poco—. Dijo apoyándose en la barandilla del jardín. Había un lugar recién plantado y no querían que se pisara.

—¿Cómo? —sonrió la chica haciendo lo mismo que él.

—Podemos hacer algo cerca de Yamatai. No muy lejos de la civilización. ¿Qué te parece?
—¿Y qué se puede hacer?

—Bueno. En cualquier sitio puedes toparte con una dimensión. Te impresionaría la cantidad de estas que debe haber. Ya me dirás algo ¿vale? Voy con Vega y Alex antes de que acaben haciendo algo de lo que se arrepientan.

Tsireya asintió y le volvió a dar las gracias a Nyx por la arena irisada de Beshari. El chico saltó por la ventana y echó a correr en dirección a la ciudad para encontrarse con sus compañeros. Por el camino, suspiró aliviado al ver que todo el mundo conservaba su aspecto natural. Señal de que Vegalyra estaba haciendo bien su trabajo. Los encontró en un parque con la escriba, Amalia. Le parecía una buena chica, pero demasiado nerviosa e intensa.

—¡Hola Nyx! —saludó Amalia.

—Buenas, Amalia. ¿Te han comentado lo del antimago?

—¡Sí! Wulfric Volchek, un paisano mío, tiene esa habilidad tan poco usual en Eternia. Lo último que sé de él es que no está en Moytura, pero podemos ir hasta allí para ver si tienen idea de su paradero.

—¿Por qué no se lo preguntas a Kainan? —preguntó Vegalyra.

—También. Es buena idea—dijo riendo.—Kainan también es de la organización Éxodus ¿no? ¿por qué Khaileena os envió conmigo?

—A saber—Alex se encogió de hombros—es una chica rarita. A veces tiene cosas ilógicas. Pero habrá que quererla igual. Vamos a por Kainan ¿alguien tiene su número?

—Yo—dijo Nyx sacando el holomisor.

A los pocos tonos de llamada el deimos respondió y se alegró de ver que se trataba del hellion. Los demás asomaron la cabeza por el visor para que su imagen apareciera en el holomisor de Kainan, quien también los saludó.

Veo que estáis todos ahí. Me gusta tu look, Alex.

—Es de eso de lo que queremos hablarte tío. Necesitamos a Wulfric.

No sé dónde está ese descerebrado. ¿Por qué lo necesitas?

—Tengo ojos de ermitaño chungo y Reya ha dicho que un antimago podría quitármelos. Wulfric lo es.

Sabéis que os ha engañado vilmente, ¿no?

—¿¡Qué!? —exclamaron todos. Kainan cerró un ojo e hizo una mueca de disgusto por el grito. Rápidamente le pidieron perdón.

Khaileena es una antimaga. Wulfric es un psíquico, pero no un antimago. Ha metido tierra de por medio para no hablar más del tema. Sois muy inocentes muchachos.

Alex suspiró cansado y regresaron de nuevo a la ciudad. El joven empezaba a perder la esperanza y a imaginar su vida con aquellos ojos de ermitaño. Llegaron al castillo y explicaron la conversación a la princesa, quien parecía estar especialmente enfurecida con Kainan. Tanto, que tiró las cosas de su experimento por el suelo.

—¡Calma mujer, que no pasa nada! —exclamó Amalia—relájate ¿vale? Solo queremos que ayudes a Alex y asunto olvidado. ¿Qué hay de malo en ser antimago?

—Chicos no quiero hablar del tema…

Ayudó a Alex con los ojos del ermitaño. El chico logró desprendérselos de la cara y los guardó en una bolsa de piel que después lanzaría a la boca del primer volcán que encontrara. Nyx sabía el motivo por el que Khaileena los había mareado tanto, pero prometió junto a alguien más que ya no estaba con ellos que no dirían nada. Pero a veces sentía la necesidad de explicar el extraño comportamiento de la princesa. Por otro lado, temía que ella se enfadara y no lo dejara regresar al castillo con la consecuencia de no poder ver a Tsireya.

23-1-2019


El templo de obsidiana


22-1-2019
Khaileena mandó a llamar a Alex, Nyx y Vega para que conocieran a Tsireya Kresnik, una joven invocadora de Eternia y avatar de los espíritus como consecuencia. No tardaron mucho en reunirse con ellas, y Vega decidió hacerle un pequeño regalo para frustración de Alex y Nyx, que no habían tenido esa idea y la niña la había estado llevando en secreto.

—Es un placer conocerte, Tsireya —dijo Vegalyra tendiéndole una pulsera sencilla hecha por ella misma.—¡Espero que te guste! Debes tener en cuenta que solo tengo nueve años, así que no puedo hacerte un regalazo enorme.

—Va mujer que no he dicho nada —cogió la pulsera y se la puso en la muñeca—¡muchas gracias! Es todo un detalle. Eres muy amable.

—Me llamo Vegalyra —se presentó—este par de tíos sin detalle son Alexander Nachtigal y Nyx Lazarus.

—Me alegra que hayáis venido tan pronto chicos. Tsireya necesita escolta para dirigirse al templo de Obsidiana. Allí está la entrada a la Ciudadela de Cristal y por nada del mundo quiero que vaya ella sola.

—¿Qué hay que hacer allí? —preguntó Nyx arqueando una ceja. Nadie sabía la ubicación de aquel lugar. Solo Khaileena y al parecer, Tsireya también.
—El templo de Obsidiana es un punto de Eternia con una concentración espiritual tremenda y tenemos que comunicarnos con los espíritus por un tema grave—. Explicaba la princesa leyendo unas notas. Después se quitó las gafas y se las colocó en el bolsillo.—Bien. Una vez lleguéis allí, Tsireya os dará más instrucciones. No quiero explicar más cosas porque… —dijo en un susurro— a veces las paredes tienen oídos.

—¿Estás guay? —preguntó Alex al ver que Khaileena parecía estar pasando por algún episodio paranoico.— Oye… ¿quieres venir con nosotros?

—No —reía nerviosa— tengo cosas que hacer por aquí.

Alex la miró dubitativo y después alcanzó a Vegalyra, Nyx y Tsireya, que iban hablando de varias cosas mientras reían. Cuando ya estaban fuera, se encontraron con alguien más que los acompañaría. Amalia Moonclaw, escriba de raza deimos. Presentaron a la deimos a Tsireya, quien rápidamente la bautizó como Reya, algo que a la invocadora no le pareció mal. Había quien tenía dificultades para pronunciar su nombre.

Tras varias horas de vuelo con el barco volador, empezaron a buscar la ubicación del templo y no conseguían dar con ella hasta que la invocadora les pidió que se acercaran a un claro con árboles. Bajaron del vehículo y una vez allí, Tsireya pronunció unas palabras en una lengua antigua de antes del Capítulo Oscuro de la Eternidad. Nyx pareció ubicar ese idioma y se estremeció. Vegalyra se dio cuenta, pero no dijo nada. No lo vio importante.

Una vez en el interior del templo vieron sorprendidos que todo estaba construido en obsidiana negra y brillante que emitía unos reflejos perfectos de quienes se adentraban en su interior. Por el camino, Nyx podía notar la fuerte energía espiritual que emanaba el lugar y comprendió por qué era un buen sitio para comunicarse con los espíritus del Bardo.

—Vale. Necesito que os ocupéis de mi cuerpo mientras estoy en el Bardo. No mováis mi cuerpo de aquí porque si no, me costará dios y ayuda regresar. Este templo es un buen sitio por su gran concentración de energía espiritual y porque, aunque Khaileena lo sabe todo, hay cosas que se le escapan. Este templo es una entrada al Bardo y también esconde la dimensión de la Ciudadela de Cristal. Una dimensión donde se encuentran los criminales cósmicos de todos los mundos. En una prisión del mismo material que este templo está Angra Mainyu —explicaba— así que pase lo que pase, bajo ningún concepto, vengáis a este lugar sin la princesa o sin mí.

Amalia escribía lo que estaba ocurriendo y este tipo de revelaciones siempre decidía omitirlas por si algún curioso obtenía su libro, que no tuviera la ocurrencia de ir a aquel lugar tan hermoso como peligroso. Tras mirar a sus escoltas y a la escriba asintió, y proyectó su espíritu fuera del cuerpo. Este se desplomó hacia atrás y Nyx consiguió atraparlo.

—Te tengo—susurró. Sabía que no escuchaba.

En el plano espiritual Tsireya buscaba a uno de los espíritus que solía ayudarla cuando necesitaba ayuda. Esta vez, buscaba a Onai, el espíritu del cuervo y uno de los más sabios del Bardo. Saludó a la chica y ella inclinó la cabeza en señal de respeto esperando a que Onai le cediera el turno para hablar. Sabía que no era necesario, pero también sabía que los espíritus agradecían esas señales de cortesía sobre todo procedentes de uno de sus avatares.

—Avatar Tsireya —sonrió Onai con una cálida sonrisa. Sus plumas del color azabache resplandecían con las luces del mundo de los espíritus.— Dime, ¿en qué puedo ayudarte?

—Onai, Señor—dijo tragando saliva— la princesa de Yamatai, Khaileena, está angustiada por la dimensión de Cristal. Es un lugar al que en el mundo terrenal tenemos prohibido acceder, pero le han llegado noticias de que algo está pasando con las prisiones de obsidiana. En una de ellas está Angra Mainyu.

—Es una noticia grave, pues. ¿Quieres llegar hasta allí en el plano espiritual para ver qué ocurre?

—Sí. Temo que la secta de la Eternidad la lie. Están ganando bastante adeptos.

—Te ayudaré.

Mientras tanto, Amalia escribía lo que habían visto y hecho a modo de relato y describía el templo sin poner la ubicación exacta. Solo que estaba en algún bosque de algún lugar. Vegalyra dibujaba sin animar sus ilustraciones las paredes del templo a modo de práctica. El altar y varias estatuas y decoraciones que llenaban la sala. Nyx permanecía pensativo mirando el rostro de Reya y Alex, intentaba leer lo que Amalia escribía. Al rato Tsireya despertó y sonrió cuando vio los ojos de Nyx clavados en los suyos. Él se puso nervioso y la saludó desviando la mirada hacia otro lado.

—¿Qué has averiguado? —preguntó Vegalyra—¿algo guay?

—Onai ha ido conmigo hasta la Ciudadela de Cristal y está todo en orden. Quizá es alguna paranoia de Khaileena.

—No la llames así —dijo Nyx— tendrá sus motivos para estar asustada. Seguro que Onai dijo lo mismo. Quizá solo quería comprobar el estado de las prisiones.

—Es probable. De vez en cuando me pide que eche un vistazo. Así que esta vez puede seguir estando tranquila. Ya podemos volver a casa.

—Espera —la detuvo Alex—antes de irnos…podemos explorar un poco, ¿no? Quiero ver qué hay por aquí que sea de utilidad.

—No es buena idea —lo detuvo Vegalyra—si aquí hay una gran concentración de energía espiritual seguramente cualquier objeto que cojas estará relacionado con ellos y acabarás pasándolo realmente mal.

—Puede ser —advirtió Nyx— si quieres, podemos ir de paseo a por algo que no nos vaya a causar dolor de cabeza. ¿Has oído hablar de los ojos del ermitaño?

—¿Los qué de quién? —preguntó Alex con una mano en la barbilla.

—No he oído mucho de ese tesoro, pero dicen que merece la pena ir a por él—sonreía Vegalyra—¿por qué no vamos a echar un vistazo y dejas las cosas raras del templo en el templo? —le dio un manotazo y soltó un cubo de obsidiana.

Tsireya se quedó mirando el cubo saltar por la sala hasta que quedó inmóvil y dirigió sus ojos verdes a los de Alex, mirándolos acusadores.

—¿De verdad, Alex? ¿Khaileena confía en ti?

—Pues por más que te pese sí. Y mucho.

La chica entornó los ojos y después regresaron de nuevo a Yamatai. Tsireya le explicó a la princesa que todo estaba bien y en orden. No debía preocuparse por nada. Onai, el espíritu del cuervo, ya advirtió que seguramente sería alguno de los extraños miedos de la princesa, pero si se sentía mejor con alguien que lo investigara, tampoco era nada malo. Khaileena asintió y le dio las gracias. No quiso entrar en detalles, aunque en el fondo se moría de ganas.

—Alex, Vega y yo nos vamos—. Avisó Nyx sonriendo. La princesa asintió y le pidió que tuvieran cuidado—. Después el chico se acercó a Tsireya, que permanecía distraída mirando la ciudad desde la ventana del castillo.— ¿Te quieres venir, Reya?

—Creo que me quedaré aquí por hoy. Sois aventureros y yo no tengo ni idea de eso. No quisiera ser un estorbo. Seguro que hasta Vegalyra es más aventurera que yo.

—Esa niña es una fuera de serie no la tengas en cuenta.

—No—sonrió— igualmente, me quedaré aquí. Ven a verme cuando estés por la ciudad ¿vale?

—¡Descuida! Te daré mi número de holomisor y así podremos hablar cuando queramos. Te traeré algo bonito ¿vale? Me ha dolido que Vega diga que no tengo detalles. Maldita niña.
Tsireya empezó a reír y asintió con la cabeza. Le gustaba la idea de un pequeño regalo de Nyx. Le había caído en gracia, mucho más que Alex quien, al ver que se llevaba un objeto de precisamente ese templo, no le gustó demasiado.

—Perdona a Alex por lo del templo. Somos cazatesoros, pero él es más radical que y yo y no sabe cuándo debe tener cuidado. Te caerá bien, solo tienes que darle una segunda oportunidad.

—Lo intentaré.—Sonrió.

—¡Hasta pronto!

El chico bajó por la escalera hasta reunirse con Vega y Alex en el salón. Sus dos compañeros lo miraban subiendo y bajando las cejas con miradas pícaras y llenas de interés. Nyx los miró a ellos con los ojos entrecerrados, pero pronto empezaron a reír. El hellion levantó la cabeza hacia el balcón en el que estaba Tsireya y ella le levantó la mano para decirle adiós. Al hacer él lo mismo, no vio bien la escalera y cayó de bruces al no bajar el último peldaño.

—¡Está entero no te preocupes! —exclamó Vega ayudándolo a levantarse—¡un poco torpe pero no ha sido nada!

Escuchó que Alex y la niña carcajeaban y que Nyx se levantaba sin problemas. Dibujó una sonrisa mientras negaba con la cabeza y después regresó al interior del castillo. Buscó a Khaileena en su laboratorio y la interrumpió. La princesa esperó a que hablara.

—Hay una alteración en la Ciudadela, princesa. Pero no quise decir nada porque no sé si debía confiar en ellos.

—Sé que tu maestra te dijo que no confiaras en nadie y es de agradecer que sigas siguiendo su consejo Reya, pero…Nyx, Alex y Vegalyra son miembros de Éxodus, una organización creada y liderada por mí que se encarga de mantener el orden en Eternia. Sabes que es un mundo que no tiene ni dos mil años. Hace relativamente poco que se creó y el Capítulo Oscuro de la Eternidad ha dejado muchas cosas patas arriba. Seguro que has oído hablar de Katara.

—Sí. Una erudita maravillosa con una gran inteligencia.

—Fue mi alumna—confesó—pero no me hizo caso y enloqueció a causa de una magia que desconozco. La magia en Eternia vuelve loca a la gente, Reya. Pase lo que pase, no lo olvides jamás. Dime, ¿qué viste exactamente en la Ciudadela?

—Sinceramente princesa, está todo en absoluto orden. No hay ninguna inestabilidad. Hace tiempo que quiero preguntártelo... ¿estás bien?

—Cl...claro. ¿Por qué no iba a estarlo?

—Me has enviado a investigar la mismísima Ciudadela de Cristal, princesa. Ya sabes qué hay allí...

—No...no pasa nada Reya. No es nada...yo...estoy bien.

23-1-2019

viernes, 21 de diciembre de 2018

MEME: 80 PREGUNTAS BJD


1.- ¿Cuántos muñecos tienes?
Rellenando esto ahora mismo, 21-12-2018 tengo 21 porque uno es un Plapico y el otro es un Troublesom y no cuentan.
2.- ¿Desde cuándo conoces las BJDs y cuándo te metiste de lleno en el mundillo?
Hace ya muchos años. Las veía en los salones del Manga sentadas en los brazos de las dueñas y me reía de ellas pensando que se veían ridículas. Sobre todo, cuando incluso vi que tenían nombre. Una de ellas se llamaba Vainilla. Me pareció lo más absurdo del mundo…y ahora, aquí me tenéis. Me metí por el 2009 más o menos. Todas esas cosas absurdas que hacían los propietarios de BJD empezaron a llamarme la atención.
3.- ¿Fue tu primer muñeco el deseado o fue puro impulso?
Fue deseado. Al principio iba a empezar el hobby con una Dollzone Morphoa, una SD de 58cm. Pero las cosas salieron de otra manera y no pudo ser. Seguí mirando más. Para entonces Dollzone era mi casa favorita. Ahora da pena, pero antes tenía moldes muy bonitos. Me enamoré del Dollzone Meigi, un MSD de 45cm. Mi chico me lo regaló por mi cumpleaños.
4.- ¿Te cuesta moverte por los lugares dedicados al hobby (webs, foros, tiendas) o ya dominas el tema?
Dominado del todo.
5.- ¿Eres capaz de reconocer a la mayoría de los moldes que ves? (sin estar excesivamente customizados: (¿lija o epoxy para modificar)?
La verdad es que no. Solo me fijo en los moldes que me gustan o los que me parecen horribles, esos que no puedes olvidarte ni del nombre ni de la casa por puro horror. Hay demasiadas marcas y moldes para diferenciarlos. Los más famosos sí, como todo el mundo. Pero poco más.
6.- ¿Qué tamaño prefieres: 70 cm, 60cm, 40cm, 20 cm, menos de 20cm? (más o menos, centímetro arriba, centímetro abajo, generalizando)
De 60 hacia abajo. 60 hasta 45cm. Más grandes o más pequeños me agobian mucho. Unos porque posan de pena y los pequeños porque no tienen muchas posibilidades. Aún así, tengo de todos los tamaños. Uno de 72cm y otra de 16.
7.- ¿Chicas o chicos?
Al principio solo quería chicos (y no, no soy yaoista, eso es una práctica que me aburre y me cansa mucho) pero obviamente me parecen mucho más guapos. Pero la cosa ha terminado siendo al revés, más chicas. Supongo que porque hay más moldes femeninos que masculinos y además, casi todo lo que venden es para ellas.


8.- De tus muñecos ¿cuál es tu preferido, el más querido, tu ojito derecho?
Esta pregunta que podría ser difícil, me cuesta muy poco responderla. Quiero más a aquellos que me ha regalado mi pareja o mi familia. Los que he comprado yo también los quiero muchísimo obviamente, pero no es lo mismo.
9.- ¿Custom o default?
Custom.
10.- ¿Maquillaje de fábrica, de alguien que es tu maquillador favorito o sólo maquillados por ti?
Mi maquilladora favorita es Magic Owl Forest. Casi todos mis muñecos los ha maquillado ella. Yo ahora mismo estoy aprendiendo, pero las cejas me están costando mucho. Tengo algunos de fabrica como Tulip Fullset, Meigi Fullset u Oskar Creature Claw Limited Edition.
11.- Si todas las casas bajaran sus precios y las BJDs fueran más asequibles ¿tendrías la misma consideración con ellas o el precio es lo que hace que las trates de una manera, digamos: “más cuidadosa”?
Las seguiría cuidando igual. Soy una chica que cuida mucho de sus cosas sean caras o no. Lo que cuesten me da igual, sean caras o baratas las trato con cariño y me preocupo de que siempre estén bien. Me gusta tenerlas en condiciones óptimas y en cuanto tienen algún desperfecto, ya estoy solucionándolo.
12.- ¿Tienes cabezas rodantes? ¿o prefieres no tenerlas por la dificultad luego de no encontrarles cuerpo?
No. No me gusta hibridar, prefiero tener muñecos completos porque después empiezan a haber problemas sobre si casa el color o las proporciones o no.
13.- ¿Qué opinas sobre los muñecos limitados que alcanzan los 3000, 4000, 5000 $? ¿Y qué opinas de los que no son limitados y por un custom diferente también alcanzan esos precios?
Se pasan mucho. A veces una muñeca puede ser más cara que una operación o un coche de segunda mano. Eso me parece excesivo. Vale que es un hobby muy caro, pero no veo yo que las muñecas valgan muchas de ellas lo que piden y mucho menos teniendo la calidad desastrosa que tienen algunas. Lo que hagan los demás me da igual, pero por desgracia hay gente que siempre está vigilando lo que hacen otros.
14.- Teniendo una wishlist más o menos clara ¿das prioridad a los limitados de cualquier marca ante los otros muñecos de tu wishlist?
Suelo fijarme en los que no son limitados porque siempre son más posibles de adquirir que los limitados. Me gusta mucho el hobby, pero tengo dos dedos de frente y sé cuando algo no se puede.

15.- ¿Has vendido alguno de tus muñecos o cabezas? (sea por el motivo que sea)
Sí. Vendí varios. Dos de ellos de Iplehouse un JID y un EID. No me hago a esa casa, son muy ladrillos y posan de pena. Es una lástima porque las caras de los chicos de esa tienda me gustan mucho. Las chicas no me gustan nada de nada. También vendí una YOSD de Custom House porque la veía muy delgada y una YOSD de 5 Star Doll. No me hago al tamaño YOSD y me gustan las muñecas anchas. La de 5SD era una maravilla, pero es que no consigo hacerme al tamaño. Conservo una YOSD de Angel of Dream que me dio mi novio.
16.- ¿Qué has aprendido a hacer a partir de tener a tus muñecos? ¿O qué actividad has desarrollado más a partir de tenerlos?
Fotografía y escritura, sobre todo. Siempre me ha gustado mucho escribir, cuando era pequeña ya escribía mis tonterías y mis cosas y es algo que no he dejado de hacer nunca. Sí es verdad que soy más exigente que antes y no estoy satisfecha con lo que hago. También estoy aprendiendo a maquillarlos manejando lápices acuarelables etc. También estoy aprendiendo a hacer pelucas solo con lana, es un proceso muy difícil y costoso, pero cuando las terminas, da muchísima satisfacción.
17.- ¿Te has comprado algo sólo desde que los tienes a ellos: por ejemplo, una cámara de fotos (para fotografiarlos) o una máquina de coser (para hacerles ropa), ¿etc.?
No. Tengo una réflex porque me la regaló mi padre.
18.- ¿Les compras accesorios independientemente de la ropa y zapatos: como muebles, móviles, paraguas, etc, ¿etc?
No. Me gusta terminar primero la custom y después ya vienen los accesorios. También me gustan las cosas de atrezzo para las fotos, pero casi no tengo ninguno porque siempre ando buscando cosas específicas.
19.- ¿Has desarrollado una personalidad para cada uno de tus muñecos o prefieres tenerlos porque te gusta sacarles fotos, vestirlos o coleccionarlos, etc?
Les desarrollé personalidad. Acabaron convirtiéndose en personajes, pero es algo de lo que llevo arrepintiéndome hace muchos años. Como he dicho antes, soy muy exigente y eso me trae muchos problemas. Me gusta escribir pequeñas cosas entre ellos, pero desarrollar pedazo de historias dignas de ser publicadas y traducidas a todos los idiomas del mundo, nope.
20.- ¿Has roleado con ellos?
No. He roleado, pero fuera del mundillo.



21.- ¿Notas que los demás entienden tu hobby o te tratan como un “bicho raro”?
Pues me da igual. Mi familia me dice lo clásico: “¿no eres muy mayor para jugar con muñecas?” pero claro, no busco que me entiendan porque sé que es imposible. No he tenido muchos problemas sobre el tema porque sé cuando puedo hablar de las muñecas y cuando no. Sé separar el hobby del resto de aspectos de mi vida. Es decir, si voy a clase no voy a ir con una muñeca a cuestas, es ridículo. Si voy a casa de un familiar obviamente tampoco. Así que no he tenido movidas raras.
22.- ¿Qué opina tu familia/pareja de tu hobby?
Mi familia dice que ya soy mayor para jugar con muñecas. Pero podéis ver la respuesta anterior para saber cómo va la cosa. Mi pareja también está en el hobby así que no puede quejarse demasiado xD. Empezamos juntos el mismo día. Yo con un Meigi de Dollzone y él con una Shoyo de la misma tienda.
23.- ¿Te toman en serio tratándose de muñecas, aunque digas su precio verdadero?
Es algo personal y no lo digo. Pero a la gente le encaaaaanta preguntar por el precio de las muñecas. Es como que están esperando a que lo digas para ponerte caras raras y decirte lo rarita que eres. Pero vaya, que cuando quiero comprar una muñeca y me preguntan el precio lo digo claramente. Hay quien se gasta más en un bolso y accesorios varios.
24.- ¿Qué es lo más fuerte, extraño, molesto o estúpido que te han dicho acerca de tus muñecos?
Que uno de ellos daba miedo. Pero me da igual. Más miedo daba la persona que me lo dijo y no dije nada. Era alguien ajeno a la quedada. Pero ya ni me acuerdo de cómo era porque hace eones de eso. Solo recuerdo que fue un hombre.
25.- Desde que los tienes, cuándo ves algo en las tiendas que crees que puede venirles bien (miniaturas,etc) ¿entras a mirarlo? ¿lo compras?
Pues tengo customs muy especiales así que la mayoría de cosas no me sirven para nada. Mis personajes no son para rolear paja y sinsentidos y cuando escribo la verdad es que tampoco pasan demasiado tiempo haciendo el zángano. Yo soy más de escribir escenas haciendo algo, buscando, luchando…no eso de: voy a casa de X a tomar una cerveza, me voy a dar un paseo por la calle… me parece innecesario. Soy de ir al grano.
26.- ¿Te gustaría tener una tienda física de tu marca favorita más cerca de tu país o en tu mismo país? ¿Crees que tendría éxito y más gente se aficionaría a las BJDs?
Hombre pues sí me gustaría. Pero el tema éxito ya es más difícil. No todo el mundo está dispuesto a pagar lo que valen estas muñecas así que no creo que eso tenga nada que ver.


27.- Crees que el término “moda” es vigente ya entre las BJDs o aún somos sólo un pequeño grupo desconocido?
Las BJD no son una moda ni mucho menos. Si no tendría todo el mundo y creo que en mi ciudad solo estamos mi chico y yo con algunas en nuestras manos. Sí que hay modas dentro del mundillo como las Minifeé o que todos los chicos sean gays y sea imposible distinguirlos de las chicas (creo que soy de ese 5% del hobby que no tiene homosexuales entre sus filas)
28.- ¿Crees que las BJDs son tratadas de diferente manera en los distintos países donde son más conocidas: Japón, Corea, US, España?
Sí. En Japón cuando un personaje muere o le pasa cualquier cosa, dicen que se deshacen del muñeco (no sé si es una leyenda urbana o no, pero hay gente muy rara en el mundo) otros, son incapaces de cambiarse de ropa teniéndolos delante, que me parece una estupidez, pero allá cada uno con sus rarezas. Pero vaya, que me da igual.
29.- ¿Te gustaría viajar al país de origen de tu marca favorita y conocer las tiendas o te conformas con comprarlos desde casa?
Me gusta viajar y si hay una tienda cerca pues me pasaría a verla. Pero ir a un país expresamente a visitar una tienda de BJD, pues va ser que no.
30.- ¿Crees que aún es difícil comprarlos vía Internet?
Se ha vuelto demasiado fácil y peligroso xD encima con la existencia de PayPal que los pagas al momento…
31.- ¿Qué opinas en general de los intermediarios que compran por ti muñecos limitados, partes opcionales difíciles de conseguir, ropa, peluca y ojos especiales, etc? ¿Te parecen excesivas sus comisiones?
No mucho. Ya que se toman la molestia de facilitar las compras qué mínimo que se ganen algún dinerillo. Nada más faltaría que se comieran los marrones de gratis.
32.- ¿Te verías capaz de llevar una tienda online de ropa y accesorios o de ser dealer de alguna marca?
No. Para nada. Negativo. Nein.
33.- ¿Qué opinas de las muñecas “caseras”? ¿Comprarías alguna?
Tengo una y creo que no compraría más. Son excesivamente caras y eso ya depende del ego de cada escultor (que suele ser un ego por las nubes) los demás que hagan lo que quieran.



34.- ¿Crees que la relación calidad-precio es proporcional en cuanto a las BJDs?
No. Algunas BJD valen más de lo que deberían costar. No es normal que según la marca un MSD valga 500€ y en otra tienda 200. Da igual que la casa sea china, coreana, japonesa o de Alfa Centauri. Algunas baratas tienen una calidad excelente y otras más caras dan pena.
35.- ¿Te has visto alguna vez con dificultades económicas por haber comprado tus muñecos?
¡Jamás! Estoy bien del coco. Tengo las prioridades muy claras.
36.- ¿Les das prioridad a veces a tus muñecos antes que a otras cosas “más importantes”?
Véase pregunta 35. Las muñecas solo son eso, muñecas.
37.- A estas alturas dentro del hobby ¿crees que ya lo has visto todo o aún te sorprenden las novedades, las mejoras, etc que suelen salir a la venta?
He visto de todo. Ya no hay casas que innoven. Iplehouse y Fairyland parece que hagan el mismo molde cambiando el maquillaje. Porque hay Minifeé de Fairyland que son CLA-VA-DI-TAS. Se quedan sin ideas.
38.- ¿Has hecho nuevos amigos a partir de ir a quedadas o a raíz de compartir la afición?
Muchos. Es lo que más me gusta del hobby. Conocer gente, hacer nuevos amigos y normalmente suelen ser de los buenos que se quedan contigo. Aunque algunos son para mandarlos a Marte y que se queden allí pa siempre.
39.- ¿Te has alejado un poco de otros amigos o conocidos que no comparten contigo esta afición?
No.
40.- ¿Has hecho que alguien se meta en el hobby a raíz de hablarle de él o de mostrarle tus muñecos?
Solo mi chico. No hablo mucho de ellos con amigos o conocidos que no tienen ni idea ni tampoco hablo del tema con aquellos que igual solo tienen curiosidad.
41.- ¿Has dejado de lado otros hobbies por las BJDs?
No. Sigo comprando libros, ediciones coleccionistas y limitadas de videojuegos… así que no. Sí que es verdad que ya no juego tanto a los videojuegos como antes y paso más rato trasteando las muñecas, escribiendo o haciéndoles fotos.



42.- ¿Te daría/o da miedo viajar con ellos?
No me voy a llevar un muñeco de viaje por favor. Hay que separar el hobby de otros aspectos de la vida. Si vas de viaje puede ser por negocios y no vas a estar jugando con las BJD. O si es por placer, lo último que quisiera es estar con el ay sufriendo por si les pasa algo.
43.- ¿Qué opinarías sobre un gran encuentro de BJDs donde nos pudiéramos conocer todos o casi todos los que estamos alejados en cuanto a geografía?
Pues podría ser divertido. No tengo problemas sociales de ningún tipo y me gusta conocer gente nueva. Así que sería una buena idea. La Ldoll y las Dolls Party ya hacen esto a pequeña escala.
44.- ¿Crees que algún día se podrá celebrar una especie de “Dollpa” español, más bien un “Salón de BJDs” o algo así (al igual que se celebra el Salón del manga) sin importar marcas o que este hobby nunca llegará tan lejos?
Ya tenemos eventos así de BJD. Ya he asistido a varias Dolls Party aunque cambiaron el nombre por Dolly Day si no recuerdo mal, y un color distinto al año. Blue Dolly Day, Pink Dolly Day etc. Siempre que se celebre una, estaré allí. Se conoce a mucha gente y se ven bastantes artistas.
45.- ¿Te has visto en verdaderas dificultades para poder comprar tu molde deseado (limitado, agotado o que sea ya muy “antiguo” o difícil de encontrar)?
No. Cuando han descontinuado algún molde que quería simplemente me he aguantado y ya está. No he montado ningún drama ni he movido cielo y tierra para conseguirlo. Como por ejemplo el Mo de Dollzone, que por cierto sigo queriendo.
46.- A favor o en contra de las reediciones de limitados.
A favor. Todos merecen conseguir los muñecos que quieren. Yo paso mucho de los limitados sinceramente, pero si me pongo en la piel de los que no pueden vivir sin ellos, pues sí estaría a favor.
47.- ¿Afecta en tu estado de ánimo no poder conseguir lo que buscas?
A veces. No suelo fijarme en cosas imposibles de conseguir. Mientras mis muñecos descatalogados no sufran daños está todo bien.
48.- ¿Compras tus muñecos y creas personajes o tienes en mente el personaje y buscas el muñeco que más se ajuste a él?
En un principio yo compraba los muñecos simplemente porque me gustaban y me parecían bonitos. Por lo que nunca pensé en un personaje y después el molde. En una quedada una chica me preguntó por mi Meigi, fue la primera quedada a la que fui. Le dije que no tenía personaje y dijo que no fuera rancia y le hiciera uno porque es más divertido. Maldito el momento en el que empecé a hacerlo porque desde entonces, me agobio mucho.
49. A favor o en contra de los “híbridos” (en referencia a mezclar cuerpos con cabezas de otras marcas o viceversa o poner otras manos, etc)
En contra. Es mi opinión por supuesto. Me gusta que cada muñeco tenga el cuerpo de su propia casa porque así las proporciones y el color son perfectos. Nada de se pareeeeece peeeeero… ni nada de eso.
50.- ¿Cuál sería tu BJD ideal?
Los que tengo en casa obviously.
51.- ¿Cuál es tu página o customizador favorito?
Magic Owl Forest y Alenshop, sin lugar a dudas.
52.- ¿Cuál es tu muñeco (no propio) favorito? (dentro o fuera del foro)
La Aereon de mi chico que es una Hujoo Azela, la Aeternia de Nöem y muchos más de la gente con la que me junto. Tienen muñecos realmente bonitos y vistosos.
53.- ¿Cuál fue el primer muñeco que viste?
No me acuerdo. Pero creo que Volks. Al principio pensaba que era la única casa o que todas las muñecas iban a costar el pastizal que valían esas.
54.- ¿Alguna marca de ropa favorita para tus muñecos?
Alice's Collections, Tata’s. Aunque prefiero la ropa por encargo.
55.- ¿Te has pasado las horas muertas frente a tu ordenador mirando tiendas o páginas, aunque no puedas comprar nada?
Sí. Hago la cuenta de lo que costaría lo que quiero y empiezo a ahorrar. Pero si no busco nada en especial, pasando.
56.- ¿Cuál es el recuerdo más bonito que tienes del hobby, el momento que más grabado se te ha quedado en la memoria?
La llegada de mi primer muñeco.
57.- ¿Crees que, en general, las BJDs aún necesitan mejoras: en cuanto a poses, sistemas de articulaciones, ¿etc?
No sabría qué decir. Hay quienes prefieren articulación simple en las rodillas y doble en los brazos porque dicen que da más estabilidad. Yo prefiero articulación doble en brazos y piernas porque hay muchas poses que sin esa doble articulación no se pueden hacer. Pero también es verdad que son más inestables.




58.- ¿Qué sería de ti ahora mismo si no hubieses conocido las BJDs?
Me alegra haber descubierto este hobby muchísimo. Es una de las mejores cosas que he podido hacer en mi vida, pero si no lo conociera, seguramente estaría jugando rol en alguna tienda, a cartas Pokémon o a Airsoft.
59.- Una palabra que para ti defina esta afición.
Creatividad.
60.- ¿Ya sabes cuál es el nombre de tu próximo muñeco? Di cual.
Bueno. Pues para las navidades de este año 2018 me regala mi chico un Tony de Doll Love que será Angra Mainyu, el caos de los persas.
61.- ¿Compras otros tipos de muñecas aparte de las BJDs?
De momento no. Tengo bastantes Monster High y me gustan las Pullip. Llevo huyendo de ellas muchos años porque no quiero meterme de cabeza en otro tipo de kekas, pero sé que tarde o temprano caeré. Así que solo estoy atrasando lo inevitable. Supongo que cuando acabe de customizar las BJD, iré a por las Pullip. Aunque también quiero una Night Lolita.
62.- ¿Te gusta hacer photo-stories o sólo te limitas a realizar sesiones?
Sesiones. No me gusta romperme la cabeza con fotohistorias. Los muñecos tienen posibilidades muy limitadas y es difícil que un muñeco de cara seria sonría o un muñeco con la cara más alegre del mundo y con la boca abierta se ponga a llorar.
63.- ¿Te preocupas por tus fotos, escenarios y poses o te da lo mismo si el muñeco sale bien en las fotos?
Me preocupa absolutamente todo. Los pelos en la cara no los soporto, que se vea el blutack de los ojos tampoco, cosas de fondo que no deberían estar ¡horrible!
64.- ¿Te preocuparía irte de vacaciones y dejar a tus muñecos en casa durante uno o dos meses?
No. La verdad es que no. Vivo en un sitio muy tranquilo donde no pasa nada y la puerta de casa no es de papel XD vivo en un 5º sin ascensor. Nadie iría a robar a un 5º sin ascensor para que lo pillen.
65.- ¿Dejarías al cuidado de alguien a tus muñecos en caso de que tú no pudieras ocuparte de ellos?
Mis muñecos están metidos en sus cajas y se portan bien. No arman jaleo y son amigos. No se pelearían y son muy respetuosos entre ellos. Puedo estar tranquila.


66.- ¿Has pensado a largo plazo en la afición? ¿Durará muchos años más? ¿Se olvidará con los años? ¿Se dejarán de fabricar-vender BJDs?
Esto no acabará nunca.
67.- ¿Crees que tus muñecos estarán siempre contigo como un “patrimonio familiar” o con el tiempo los venderías como objeto difícil de encontrar? (Me refiero a dentro de 10, 20, 30 años)
Lo que sea, será. No los venderé porque los quiero mucho. Cuando me canse, se quedarán en sus cajas y punto.
68.- ¿Crees que el hobby se está convirtiendo en una obsesión para ti?
No. Pero debería relajarme un poco.
69.- Si tuvieras una casa grande y muchos muñecos ¿dedicarías un espacio especial para ellos?
Por supuesto. Eso no significa que tuviera más porque puedo o tengo espacio, pero sí que me gustaría tener un pedazo de diorama tamaño SD o algo así.
70.- ¿Te gustaría tenerlos en plan exposición (vitrinas) o con sus muebles y accesorios como si tuvieran una habitación propia, más o menos?
Me gustaría. Las vitrinas protegen del polvo, pero no de la luz ni de las caídas tontas. Así que no sabría muy bien qué decir…por una parte me gustaría tenerlas expuestas, pero, por otro lado, no sé yo si vale la pena el riesgo.
71.- ¿Qué opinas sobre la aparición de las BJDs en medios de comunicación? ¿Te gustaría que fueran más conocidas? ¿Te ofrecerías para hablar de ellas?
Me da igual si salen o no y si la gente las conoce o no. No me ofrecería a hablar sobre ellas porque no tengo información que sea la verdad absoluta, es un hobby muy subjetivo y yo podría decir que los SD son una mierda y que los MSD son lo mejor del mundo e igual alguien dice que es mentira.
72.- ¿Crees que es una afición para todo el mundo o debería haber un límite de edad, tanto, para empezar, como para seguir en ella?
No veo que sea un hobby para mayores de edad, pero sí que es verdad que se necesita mucho dinero para poder mantenerlo. Yo los míos no se los dejo a un niño porque todavía estoy cuerda. Ya depende de los padres si están dispuestos a pagar esos pastizales o no.
73.- ¿Compras de una sola marca o te da igual eso si de verdad te gustan los moldes?
Iplehouse me produce mucho rechazo. No me gustan nada de nada. Los chicos son todos una pasada y tienen una carga hormonal exagerada. Pero las chicas, parecen drag Queens y no me gustan. Además, posan de pena.

74.- ¿Has hecho alguna locura para conseguir a alguno de tus muñecos?
Hombre, pos no.
75.- ¿En qué clasificación incluirías a las BJDs: muñeca cara (para customizarla, sacarle fotos, comprarle ropa, etc), objeto de colección (para sacarle fotos, ¿pero tenerla más bien de exposición)? ¿Otras clasificaciones?
Ambas cosas. Según el propietario preferirá hacer una u otra. Yo soy más de la primera opción.
76.- En tu opinión más personal ¿crees que hay moldes feos o sólo difíciles?
Yo opino que hay moldes feos pero seguro que hay gente que los ama. Las muñecas de las Popovy Sisters me parecen un horror y no hay por dónde cogerlas, sin embargo, habrá quien las consideren diosas. Igual que a mí me gustaba mucho Dollzone y la peña la odiaba porque era una casa barata.
77.- ¿Qué opinas sobre la inminente popularidad de un molde poco conocido o impopular a raíz de una customización llamativa?
Que hay gente que se deja llevar mucho. Lo malo es cuando el mercado de segunda mano se peta del mismo modelo por todas partes y no hay variedad.
78.- ¿Personajes reales o de fantasía? ¿Ambos?
Me gustan más los de fantasía o ciencia ficción, pero los reales son más fáciles de encajar en cualquier parte.
79.- ¿Te gustaría tener un muñeco inspirado en alguien?
Tengo personajes inspirados en otros que significan algo para mí. Pero no es una custom 100%. Es decir, cojo los rasgos de personalidad que veo que me interesan y poco más. Pero historia, nombre, físico etc. No. No podría tener en mis manos un personaje que ya existe. Sería como un personaje fanfic y no es malo, pero yo soy muy rarita y no sería capaz de meterlo fuera de su mundo.
80.- ¿Algo más que decir acerca de la afición?
Hay mucha maldad y envidia. Es un hobby muy bonito, pero siempre hay víboras que buscan y vigilan lo que hacen los demás para atacar. Como el recast. Está mal, bla bla bla. Pero he leído horrores incluso hay quienes le desean la muerte a los que tienen alguno. Y los peores: los que han visto la luz divina de Dios Nuestro Señor, se han deshecho de ellos y han empezado a atacar a saco a los que aún los siguen conservando.
Ataques a artistas por pura envidia inventándose todo tipo de cosas sin pruebas o con versiones muy distintas unas de otras.
Este hobby no son caramelos, piruletas, unicornios y rosa. Hay gente muy, muy mala y muuuuuy falsa. Este tipo de cosas ha hecho que las macro quedadas que se hacían antes se hayan convertido en un recuerdo, y es una pena muy grande. Luego el elitismo, aunque ya no se lleva tanto: si tienes una muñeca de marca china eres una mierda, pero si es coreana eres una santa. Si es japonesa, eres la **** diosa del mundo.